El Aula Inversa o Flipped Classroom es un modelo pedagógico que transfiere parte del proceso de enseñanza y aprendizaje fuera del aula con el fin de utilizar el tiempo de clase para el desarrollo de procesos cognitivos de mayor complejidad que favorezcan el aprendizaje significativo.
Se invierte de esta manera la forma tradicional de entender una clase: las actividades ligadas principalmente a la exposición y explicación de contenidos por el docente en clase se desarrollan fuera del aula, ya que en su casa los estudiantes ven videos grabados especialmente por sus docentes con el contenido de la próxima clase.

Posteriormente, cuando van a clases, se produce una automática mejora en la calidad del tiempo de aula, ya que éste se dedica fundamentalmente a la realización de actividades que mejoran el aprendizaje, como pueden ser los ejercicios prácticos, la resolución de dudas y problemas, los debates en grupo, el aprendizaje colaborativo y social, la autoevaluación, etc. en un uso inteligente de la tecnología de la información para conformar las redes de conocimiento que fomenten el aprendizaje colaborativo.
De esta manera se respeta el ritmo de aprendizaje de cada alumno, incrementando su motivación y aprovechando sus habilidades digitales.